Close
Logo
Service status Get to know our lines and their status
loading

Doña Ana, la mamá de todos

Ella tiene una sonrisa hermosa, de esas que contagian alegría e invitan a ser feliz. Parece que esa expresión no se borrara nunca de su rostro, siempre está allí, generosa, como un regalo para los demás.

En San Germán todos conocen a Ana Sánchez, no solo porque vive en el sector hace más de 30 años, cuando el barrio apenas estaba tomando forma; también porque su casa es la casa de todos, como la de una mamá. Precisamente en eso se convirtió desde la década del 90, cuando alquiló una propiedad y decidió arrendar a unos amigos un par de habitaciones.

Desde entonces no ha parado de recibir personas o hijos, como los llama ella. “Empecé con unos amigos de San Andrés, en una cama de un metro que me regalaron, mientras que yo dormía en el piso, en un colchoncito” recuerda Ana.

Ana es oriunda de Istmina, Chocó, vino a Medellín con su madre y sus hermanas en 1962, por eso sabe lo que significa tener una mano amiga cuando se llega a una ciudad desconocida.

Estudiantes, profesores y deportistas de muchas partes del país la buscan para que les alquile una habitación, el primer paso para los que llegan a la ciudad detrás de un sueño. Los recibe con los brazos abiertos y los acomoda en una de las 14 habitaciones dispuestas para arrendar.

“Les ofrezco lo que necesiten: una habitación, que les lave la ropa o les haga la comida; y a los que no conocen Medellín, los guío, los llevo a la universidad, los recojo en el aeropuerto y, si se enferman a medianoche, también los llevo al médico”, indica Ana. Ella es cómplice de muchos sueños cumplidos, un pedacito de ese título universitario o ese campeonato de la Pony que vienen a buscar sus inquilinos.

Otros la buscan por su fama de excelente cocinera; fue la herencia que le dejó su abuela y que hoy desfrutan muchos estudiantes y trabajadores. “Aquí si voy a ser un poco creída; desde un Filet Mignon hasta un huevo me quedan ricos, porque yo le pongo mucho amor. Me encanta cocinar, si no fuera así yo me dedicaría a otra cosa”, expresa Ana.

Desde hace un tiempo, Ana escuchaba hablar sobre el Metro de la 80 que pasará por San Germán, lo que le generaba muchas dudas. Hace unos meses, ya con el proyecto en marcha, un equipo de la Empresa de Desarrollo Urbano, EDU, llegó a su casa a invitarla a una reunión para resolver sus inquietudes. Allí le explicaron los detalles de la obra y sobre la gestión predial, y le asignaron a un grupo de profesionales que la acompañaría en el proceso. Juntos ya están buscando una nueva casa cerca para garantizar que ella continúe con su labor.

“Han sido muy queridas me he sentido muy bien acompañada con ellas y hemos llevado una bonita relación. Tengo mucha fe que Dios me va a enviar algo muy bueno, yo quiero por Calasanz para que me quede cerca de las universidades y también pueda disfrutar del Metro, que me encanta porque te lleva a cualquier lugar en 20 minutos”, comenta Ana.

Como ella ya son más de 1500 personas que han asistido a las reuniones de socialización que lidera la EDU, la entidad encargada de la compra de predios para el Metro de la 80. En estos espacios se da información de primera mano para resolver las inquietudes de personas como doña Ana.

Yo nací para servirle a la gente porque me encanta compartir y lo seguiré haciendo desde otro lugar; el teléfono no lo voy a cambiar y allí me van a seguir llamando, afirma Ana, con una sonrisa de esas que invitan a ser feliz.

Dirección de Comunicaciones - Metro de Medellín

Sigue leyendo más noticias

Ver todos
Ver más

ARTE METRO: AGENDA CULTURAL, FEBRERO DE 2017

Ver más

ARTE METRO: AGENDA CULTURAL, MARZO - ABRIL DE 2017

Ver más

¡Mamá, Mateo es una perrita!