titulo-imagen

El arte nos abre la mente y el corazón

_DSC4943-2

Esta publicación es producto del trabajo conjunto y concertado entre el Metro de Medellín y los jóvenes que decidieron convertirse en artistas, muralistas y grafiteros de la ciudad, con un talento tan desbordante y un concepto de la libertad tan amplio, que sus lienzos no son solo las paredes de su barrio y su ciudad, sino del mundo entero.

Desde el Metro, concebimos la Cultura Metro como un modo positivo de relacionamiento con nosotros mismos, con los demás y con el entorno. Y en esa relación con los otros, también están los jóvenes quienes la mayoría de veces son los que nos incitan a reflexionar sobre la necesidad de reconocer las diferencias porque precisamente ellos son diferentes en su manera de concebir la vida, manifestarse, crear y habitar la ciudad.

Por eso desde el Metro les decimos: ustedes cuentan, también hacen parte de este todo y todo lo que hacen, sus expresiones y su “rebeldía” también nos mueven.

Desde el inicio del sistema Metro, los jóvenes aportaron sus lenguajes gráficos en los muros o columnas que lo conforman, disfrutando así su derecho a la ciudad, a lo público y concibiendo el arte como la vida misma.

Nos gustan las iniciativas, el amor y el compromiso social de los jóvenes, en ellos vemos una gran riqueza, porque en el caso de los artistas del grafiti, la mayoría, no solo se ha encargado en expresar sus puntos de vista, su manera de ver el mundo, sino en aportar sus conocimientos con otros, con sus vecinos, con los niños y con otros jóvenes.

De la mano de ellos queremos seguir caminando, con ellos queremos seguir construyendo Cultura Metro, entendiendo y conociendo sus perspectivas, sus sueños y posibilitando que puedan expresarse y cultivar su creatividad.

Gracias a ellos comprendemos la importancia del arte urbano, del grafiti y sus características, con el fin de no imponer, ni sugerir desde el desconocimiento sino precisamente desde la comprensión de sus particularidades, necesidades y expectativas.

Hoy desde el Metro queremos seguir trabajando con los grafiteros de forma concertada, generando espacios de diálogo que nos permitan conocernos, reconocernos y generar confianza, además de la búsqueda permanente de escenarios de expresión artística.

Actualmente, tenemos una mesa de articulación de grafiti, donde asisten 20 personas de diferentes colectivos de arte urbano de la ciudad y artistas callejeros para trabajar de manera articulada y con una premisa innegociable: proteger la vida en todo momento. Este punto es muy importante, porque solo así, podremos garantizar que ellos se sigan escuchando en la ciudad, porque sus trazos, sus figuras comunican y simbolizan, hacen parte de la cultura y movilizan opiniones, reflexiones y comportamientos.

Hoy los grafiteros nos movilizan la mente y el corazón para seguir reconociéndolos como actores de la ciudad, distintos, generadores de iniciativas positivas y transformadoras, creativos, sensibles, comprometidos. Vecinos, usuarios y ciudadanos con quienes queremos seguir caminando de la mano.

Disfruten estas historias, disfrutemos y valoremos el arte y la expresión.